astro
astro
La Yegua Sometidas Entrevista Observatorio Nota
astro
astro Luna Signo Argentina Viernes 31 de Octubre 
Mostrar notas anteriores >>Ocultar notas anteriores <<



> El Sol

Buscar
Buscar


El Sol

Representa el proceso de definir nuestra individualidad y sentimiento de ser seres únicos y autónomos, pero también es el vínculo que nos une con esa parte nuestra que participa en la totalidad de la vida.

Es quien nos ayuda a superar la fusión simbiótica con nuestra madre y familia original. A diferenciarnos para poder cumplir nuestro destino individual. Afirmarnos sobre nuestros propios pies y ser personas por derecho propio.

Lo propio del Sol es generar, irradiar, centrar, organizar por su sola presencia.

La función del sol en el sistema solar es dar vida. La Luna es sustancia vital y el Sol es energía vital. Cumple una función central y coherentizadora. Es lo que da sentido a cualquier sistema, así como lo hace el Sol en el sistema solar. A la vez, estimula y provoca lo mejor en los otros.

El arquetipo del Sol es el rey o la reina. El Rey Arturo es un buen ejemplo y no es casualidad que sea el mito que cómo los pequeños reinos de la isla británica se unieron bajo una sola bandera.

Dios Apolo

Este Dios nació de la unión de Zeus con Leto, una ninfa. Su madre, perseguida por Hera (esposa legítima de Zeus) tuvo que parir (después de 9 días y sus noches de dolor porque Hera había secuestrado a la diosa de los partos dulces) en una isla flotante y muy inestable, Ortigia,. Primero salió su melliza, Artemisa, que inmediatamente se puso a ayudar a su madre a parir a Apolo.

Júpiter estaba tan orgulloso de su hijo que hizo construir 4 columnas que aferran la isla desde el fondo del mar estabilizándola para siempre.

4 días más tarde, el pequeño dios partió con arco y flecha a matar a la serpiente Pitón, enemiga de su madre.

La derrotó con sus flechas (rayos solares) y se apoderó del oráculo de Delfos. Es el patrono de la Pitonisa.

Desde entonces Apolo es el portador del Sol, el que lo lleva de Este a Oeste cada día en su carroza de fuego y oro.

Era extraordinario su poder para romper con maldiciones familiares y ser el asesino de la oscuridad. A él se encomendaban los atormentados por la culpa. Sus conflictos con el submundo de las deidades femeninas lo marcaron como el campeón que vence las fuerzas del destino y las compulsiones ancestrales.

Apolo aclara, organiza, da la medida, no como regla, sino como la medida intrínseca de cada cosa, el orden profundo, las proporciones básicas de la realidad.

Es el Dios que logra encender la luz interior. “Conócete a ti mismo” era la inscripción a la entrada de su templo en Delfos, y esto significa la importancia que tenía el dios como símbolo de la conciencia, aquello que tenemos en luz.

El arte antiguo suele retratar a Apolo sosteniendo la rueda del zodíaco. El símbolo gráfico de Apolo, , el mismo que utiliza la Astrología para el Sol, describe un centro fundamental en nuestro interior – el corazón de la identidad – o el sentido de un destino personal que se alza desde la conciencia de nuestro ser como individuos y que tiene el poder de desvanecer las compulsiones que nacen en la infancia y el contexto familiar. La “maldición familiar” griega es una descripción de los conflictos inconscientes sin resolver que vienen de generación en generación, eventualmente llegando al umbral psíquico del “paciente identificado”, quien actúa el peso de esa herencia inconsciente a través de una enfermedad física o psicológica.

Artemisa

A esta indomable diosa de arco y flecha, se le atribuye haber ayudado a su madre en el parto de su gemelo de Apolo. Ella misma le pidió a su padre, Zeus, que le otorgara el derecho a ser virgen. Es importante que aclaremos que “virgen”, en la época que mencionamos, significaba que no se ataba a ningún varón, permanecía soltera e independiente, no necesariamente casta. Recorría los bosques y protegía a los animales salvajes de los que era guardiana. Patrona de la naturaleza, y protectora de todos aquellos que la cuidan así como de las adolescentes y las parturientas, se decía que otorgaba una muerte dulce a las mujeres que morían al dar a luz.

Aunque se la asociaba a Cibeles, y era la diosa de los partos y las comadronas, me gusta jugar con la posibilidad de que al igual que su mellizo, es también una diosa solar. Es libre, independiente y tan hábil como su hermano con el arco y la flecha.

Este no me parece un detalle menor cuando todavía a muchas mujeres, les cuesta hacerse cargo de su capacidad, y entonces proyectan su solaridad (talento) y la ponen al servicio del varón que tienen más cerca, que puede ser su hermano, su novio, amante, marido, padre, tío o amigo, como única posibilidad accesible para expresarse. Esta forma mediatizada de ejercer el propio talento siempre tiene un costo para ella, el portador elegido y la relación que los une, que se traduce en frustración, sensación de falta de reconocimiento, envidia, rabia, celos encubiertos o no, y conflictos internos y externos. Para mi es una de las razones de que la mayoría de las mujeres que se separan de maridos, novios, familiares y grupo de amigos absorbentes, luego de atravesar un período de duelo, desplieguen sus propias alas y crezcan de una manera notable e insospechada para aquellos que las conocían de siempre. En realidad siempre tuvieron esa capacidad latente, pero sólo la pueden mostrar luego de mucha postergación, lucha interna y separaciones, casi obligadas por las circunstancias.

La Función Solar

El sol es una imagen de algo dentro nuestro que es capaz de formar una identidad central e indestructible y alrededor de la cual gira el resto del sistema y el mismo horóscopo, un ego que puede contener e incluso transformar varios conflictos y aquellas discrepancias que toda carta natal tiene; representa a la luz de la conciencia, en oposición al caos del inconsciente y la capacidad de extraer de ese caos, la claridad (Es fuente de vitalidad, función paterna, capacidad de mando en el sentido de contagio de energía y fuente del sistema total. Otro de sus arquetipos es el director de orquesta.

Tiene que ver con que cada cosa sea lo que tiene que ser y dé lo mejor de sí misma en el momento justo.

Cuando estamos solares no hay sensación de refugio, te sentís expuesta. Y el lado oscuro de este luminar es lo que provoca en los que nos rodean: envidia, celos, violencia. Aún así, es indispensable que cada uno de nosotras cultive su solaridad porque de no hacerlo, seremos quiénes alberguemos envidia, celos y violencia hacia los otros que sí se identifican con su sol. Negar la propia solaridad o la de otros siempre tiene ese costo. Es en la búsqueda del equilibrio entre los soles expresados de todos que puede haber una respuesta.

La función solar centra y ubica al individuo en el centro mismo de su propia vida, logrando que otros aspectos de la carta natal armonicen entre sí. El Sol es el gran conciliador de los conflictos internos planetarios logrando que éstos trabajen más a favor, que en contra nuestro.



Material bibliográfico consultado:



- Liz Green y Howard Sasportas. “Luminares”. Editorial Urano

- Eugenio Carutti. “El Sol”. Apuntes de Casa XI.

- Robert Graves. “Los mitos griegos”. Editorial Ariel


Comentarios sobre esta nota

Anónim@ escribió : g
enviado el 17/10/2012 12:04:33

Anónim@ escribió : ta ben la info
enviado el 18/07/2012 13:49:24

Anónim@ escribió : yo creo esta bien
enviado el 03/06/2012 11:12:58

Anónim@ escribió : no me gusto yo dije funciones
enviado el 29/11/2011 15:15:39

Recomendá esta nota
Agregá tu comentario


Quiero dejar mi comentario en forma anónima

Pero si querés...
- Que tus comentarios sean personales
- Recibir en tu mail los comentarios que otr@s realicen
- Mostrar tu perfil a los demás
- Recibir mensajes directos
- Guardar el historial de notas que visitaste
Ingresá tu usuario y contraseña de Comunidad

usuario
contraseña
olvidaste tu contraseña?
ingresá tu email para recibir la contraseña
 




o HACE CLICK AQUI para sumarte a la Comunidad narc(i)sa



Te proponemos seguir con

Notas recientes Más comentadas Más leídas
Marni Horwitz

Sonia Szóstak

Dominique Goblet

test

Esta es una nota de prueba con IE

El miedo a la libertad

Antropología y Detergente: DEJÁ, LAVO YO

La Yegüita sobre ruedas

¿Según los ojos de...?

Consumiendo infiernos o “el corazón con aujeritos”

Consuelo de idiotas

Entrevista a Olga Weyne

Mini Biografía

La Yegüita sobre ruedas

Testimonios de personalidades en apoyo a la despenalización del aborto


astro
Galería Links
Contacto
astro